Riot Games sigue en una mala racha en este mes de enero. Tras conocer el frío recibimiento de los fans por el video de la temporada 2023 de League of Legends y los numerosos despidos de sus oficinas, ahora un nuevo escándalo se cierne sobre ellos. Resulta que un ciberataque vulneró la seguridad de la desarrolladora, a tal punto de que los códigos fuente de League of Legends y de Teamfight Tactics fueron robados.

El ataque, del cual Riot Games sabía desde el viernes de la semana pasada, lamentablemente comprometerá el flujo normal de contenido nuevo para LoL y TFT. Se sabe que el alcance del ataque también ha afectado a su software anti-trampas que ya lleva tiempo entre la compañía. Por lo tanto, el caso tiene escrito la palabra «serio» por todas partes, ya que podría facilitar la elaboración de herramientas para hacer trampa.

¿Cómo hackearon a Riot Games?

Si bien afortunadamente los datos de los jugadores no se han visto vulnerados en el ataque, en Riot Games ya están tomando medidas para que esto no se repita. Por el momento se desconoce el origen del ataque, pero todo apunta a que haya sido «ingeniería social».

Eso quiere decir que alguien dentro de la compañía ha sido víctima de «phishing», cuando entró a una web sospechosa. Es probable que este empleado haya cedido sus credenciales de acceso sin saber que estos estaban se copiaban a una base de datos.

Riot Games se niega a pagar por el código fuente robado

Hoy, 24 de enero de 2023, Riot Games recibió un email pidiendo un «rescate» a cambio de los códigos fuente robados. Sin embargo, el equipo de California se ha negado rotundamente a negociar con los hackers.

Tal parece que la compañía cree firmemente en que esto no pasará de nuevo y ha activado todos los protocolos necesarios para que el impacto que esto pueda tener sea el mínimo posible.

Comparte este post:
Publicado por:

Aficionado al manga y el anime. Los videojuegos me enseñaron más inglés que las clases en cualquier lado. La mayonesa sobre el chaufa es la muestra fehaciente que estamos avanzando en la dirección correcta como especie.

Sígueme